Entrada destacada

¿Qué es la psicoterapia?

"Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana" Carl Gustav ...

jueves, 24 de julio de 2014

"Te amo, luego existo" o "Me quiero a mí mismo, luego puedo amarte"

"Tú lo eres todo para mi",
" sin ti me muero",
" sin ti no podría vivir".

Si estas frases te resuenan quizá es porque algunos caemos en el error de entender que la persona que está a nuestro lado nos va a proveer de seguridad, placer, felicidad y así nos vamos a sentir realizados. ¿Qué ocurriría entonces si está persona me deja? Seguramente que los primeros pensamientos que me vendrían a la mente serían: no podré ser feliz, jamás encontraré a alguien como él/ella, sin él/ella mi vida no tiene sentido. Consecuencias: jamás podré vivir o sentirme libre. 

He decidido escribir sobre el apego afectivo porque creo que es un tema que de una forma más o menos directa nos afecta a todos y yo, personalmente, estoy trabajando mucho para cambiar esquemas mentales preconcebidos que tienen que ver con el amor. Estoy casi convencida de que en alguna época de nuestra vida,  la mayoría de nosotros ha caído en el error de dejar de ser fiel a uno mismo por entregarse al otro, de cuidar más al otro que a uno mismo o incluso, entregar tu propia dignidad con tal de amar y ser amado/a. Si no es así, te felicito, pero no ha sido mi caso. 

Cuando te enamoras por primera vez, tiendes a pensar que el amor es incondicional, o lo que es lo mismo: te amaré siempre, hagas lo que hagas. Y en este hagas lo que hagas, ¿qué es lo que estamos dispuestos a permitir? faltas de respeto, rechazo, indiferencia... ¿A  quién se le ocurrió semejante disparate? Y lo que es más grave ¿Por qué caemos en la falsa creencia de que el amor es eterno y eso lo justifica todo?. Hay preguntas que no sabría responder, pero lo que sí que empiezo a tener claro es lo que significa amar y ser amado, de una forma libre y sincera. 

Después de tiempo reflexionando sobre el apego, después de tiempo de lectura, después de tiempo de ponerlo en práctica y después de tiempo al lado de alguien que entiende el amor de una forma libre, he podido experimentar en mi propia piel lo que significa amar y ser amado siendo la única dueña de mis actos y sin pertenecer a nadie más que a mi misma. Es afecto sin opresión, es hablar con comprensión y cariño, es ternura, es generosidad, es cuidado, es vivir sin miedo y es una elección. 

Es estar con esa persona a tu lado porque te hace la vida más feliz, porque te hace crecer y madurar, porque saca lo mejor de ti, porque la felicidad del otro es muy importante para ti, pero no más que la tuya... Se basa en una relación recíproca, donde no tienes que recordarle al otro que lo necesitas, donde te importa lo que tu pareja piensa y siente en cada momento, donde te aman por lo que eres. Es el equilibrio natural del amor justo, sin opresiones ni miedos. 

Es un vínculo afectivo, en el cual compartes proyectos de vida, pasas momentos difíciles, resuelves problemas, cuidas y te cuidan, os hacéis grandes amigos... Es un amor genuino, que te aporta paz y te libera. Es un amor no posesivo e inmensamente respetuoso. Un amor que que respeta la autonomía de los demás y nunca posee ni manipula. Pero para ello primero tienes que quererte mucho y aprender a estar solo.  Entender y aceptar que lo/a amo/a, pero no lo/a necesito para ser feliz porque soy feliz sin depender. Sin perder mi libertad, sin sacrificar mi felicidad y sin poseer. Un amor sin ataduras y lleno de vida y sabiduría. 









jueves, 10 de julio de 2014

Tarifas de psicología y psicoterapia

Tarifas

Psicoterapia individual: 35  sesión.

Psicoterapia de pareja: 49  sesión.

Psicoterapia de familia: 59 € sesión. 

Psicoterapia grupal: 20 € sesión. 



Dientes de león

¡Enamórate de ti mismo! ¿Existe algo mejor?

Un hombre que se sentía muy orgulloso del césped de su jardín se encontró un buen día con que en dicho césped crecía una gran cantidad de dientes de león. Y aunque trató por todos los medios de librarse de ellos, no pudo impedir que se convirtieran en una auténtica plaga.

Al fin escribió al Ministerio de Agricultura, refiriendo todos los intentos que había hecho, y concluía la carta preguntando:

- “¿Qué puedo hacer?”

Al poco tiempo llegó la respuesta:

- “Le sugerimos que aprenda a amarlos”

Anthony de Mello

Contacto


Me podéis encontrar en:

Cuida't: C/ la Menta, 23. Can Vidalet (L5), 08950 Esplugues de Llobregat
933717131
www.cuidatesplugues.es 

Centre Apren+: C/ Doctor Fleming, 58, 08800 Vilanova i la Geltrú
935109072
www.centreaprenmes.com

Por teléfono o vía whatsapp al 685.10.12.91
Mediante correo electrónico a mgarcipe.psicologa@gmail.com

martes, 8 de julio de 2014

Mi experiencia subacuática

Desde bien pequeña siempre me ha apasionado el mar, la flora marina y por supuesto, la fauna que habita en nuestros mares. Nunca he sido de tumbarme en la arena y esperar a tostarme al sol, sino más bien de coger gafas, tuvo, aletas y ya volveré de aquí una hora, o dos...
 
Mi interés por el mar fue creciendo después de realizar snorkel año tras año por las playas de Almería. Y es que allí reside el paraíso de la biodiversidad. Tan sólo tengo que meter un poco la cabeza para disfrutar plenamente de lo que la naturaleza es capaz de ofrecernos. 
Hasta hace dos semanas mis únicas experiencias habían sido a pocos metros de profundidad. Digo hasta hace dos semanas porque he tenido el placer de realizar un curso de submarinismo en el cual me he sumergido hasta 21 metros de profundidad. Y puedo decir que la experiencia cambia totalmente. 
Después de algunas clases teóricas y prácticas en la piscina, llegó la primera inmersión. Con los nervios a flor de piel, me puse el regulador en la boca y mire hacia abajo.  En ese mismo instante sentí una sensación de calma al verme sumergida en otro mundo distinto y sin más preámbulos iniciamos la inmersión. Fuimos bajando poco a poco y compensando la presión de los oídos. Eran muchas las cosas a tener en cuenta y conocer el equipo me llevó su tiempo, 
así que acostumbrarme a el y hacer de forma automática todo lo requerido para realizar un buen buceo, sabía que también me iba a suponer un gran esfuerzo inicial. 
 
Una vez sumergida a la suficiente profundidad tuve la oportunidad de relajarme totalmente, únicamente escuchaba el sonido de mi respiración por el tanque. Me pareció un sonido muy intenso, pero al mismo tiempo relajante y gratificante. Es un silencio únicamente interrumpido por tu respiración, una sensación de completa calma e ingravidez, donde cualquier fallo puede convertirse en un problema. 
En ese mismo instante fui consciente de que no tan solo basta con prestar atención al entrenamiento y contar con un buen equipo, sino que además tienes que estar en una muy buena condición mental. El submarinismo es en si mismo una actividad potencialmente ansiógena que puede llevar asociados determinados miedos que en algunas ocasiones pueden cobrar un carácter fóbico. Por eso resulta  primordial conocer tus limitaciones, tanto físicas como mentales.
 
¿Alguna vez habéis experimentado alguna situación donde vuestra vida corría algún riesgo?
Si la respuesta es que sí, habréis podido comprobar que existe un cambio de conciencia de manera natural. Y esta es la sensación que me produjo estar a tantos metros de profundidad: la personalidad que tiene un pasado y un futuro se retira momentáneamente y es reemplazada por una intensa presencia consciente, muy serena pero al mismo tiempo muy alerta. Entonces, la respuesta necesaria surge de ese estado de conciencia. 
 
¿Será por este motivo que realizar submarinismo me produce tal satisfacción?
 
Bajo el agua no me queda otra opción (la mejor opción) que  estar en el ahora: en ese intenso estado de gran vivacidad en el que se está libre del tiempo, libre de preocupaciones, libre de pensamientos, libre de las cargas de la personalidad... Alejarse del momento presente y observar la inmensidad de la fauna y flora marina, sus colores, sus formas, sus sonidos... 
 
Por suerte, no tenemos que depender de una actividad para alcanzar dicho estado de presencia, también podemos entrar a ese estado ahora mismo, dejando de lado nuestra mente analítica y conectando con la esencia de nuestro Ser. (Marc Allen, el poder del ahora)
 
Con mi titulación en mano, os aseguro que seguiré buceando por todo el mundo hasta convertirme en una verdadera adicta al océano. Y únicamente disfrutaré del agua, la luz, el sol y la inmensidad que se oculta tras el mar, estando yo, conmigo misma. 
" Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano" Isaac Newton. 



Google+ Badge